domingo, diciembre 25, 2011

One Shot #9 Orishas

Como ya saben, no se revela el autor hasta el final del concurso (para evitar que se dejen llevar por el nombre del autor). Si tienen dudas, pueden releer las bases del concurso Aquí.
Pido por favor sean mesurados a la hora de comentar. Recuerden que la gran mayoría de los concursantes es primerizo en lo que respecta a "originales". No soy de la idea de "si no tienes nada bueno que decir no lo digas, pero en esta ocasión agradecería un mínimo de comprensión.
Ahora les invito a disfrutar de «Orishas».




Por favor que no despierte
Hagan todo lo posible para que no despierte,  si toca invocar el favor de los dioses, o si hay que hacer algún tipo se sacrificio de sangre ya sean pollos, gallinas, cabras, terneros o incluso un humano, hay que evitar que se despierte.
Aún recuerdo las palabras de ese pequeño: “ningún Orisha podrá salvarnos, Olodumare1  su poder sucumbirá ante el despertar del gran Depredador, Changono podrá manejar los truenos ni los rayos estos le desobedecerán  solo los tambores estarán bajo su amparo los yorubas3 llegarán a su fin la guerra será desigual Oshosi4 y Ogun5 podrán ayudar en la lucha antes de que cambien de bando, los Elekes6 solo protegerán a aquellos que tengan fe y cuando se encuentren frente al  Depredador se romperán las cuentas caerán y estarán indefensos pero hay esperanza algo pequeño será lo que lo detenga, una niña, él no debe despertar antes de que aparezca la niña, si eso ocurre los edificios caerán, los puentes se romperán y los ríos andarán libres fuera de sus cauces”

Así rezaba la profecía.
Llegue a cuba por placer y por trabajo  a dictar unas conferencias de  medicina biológica mis charlas serian de electro acupuntura y de homotoxicologia7 el cual duraría tres días me quedaba

Todo empezó hace unos años en la universidad de Sao Pablo,.
Una estudiante algo anormal y nerd, vestida como una monja y con una miopía que me obligaba a usar anteojos el cual el marco parecía sacado de 1700 marco negro y cuadrado el cual no me favorecía a la forma de mi cara y con unos lentes gruesos como los de los culos de las botellas, parecía más a la señorita Sybill Trelawney Profesora de Harry Potter, solo que no usaba  chales ni faldas pero si pantalones que escondían mis formas, el cabello lacio , largo y de color  castaño claro corte recto el cual fue la burla de muchas veces ya que me decían virgen de pueblo y si era virgen con casi 23 años aun no descubría  que eran las artes amatorias.
Que si dolía  no lo negare nunca, duele que te maltraten físicamente pero duele más que maten tus emociones solo por no vestir como ellos desean pero siempre repetía mi mantra no saben de lo que se pierden no saben.
Y no supieron de que perdieron, el día de mis grados solté una bomba, estos se harían dos meses después de haber terminado académicamente  y el tiempo había hecho cambios drásticos en mi, empezando porque me moldee el cuerpo en un gimnasio, ya no me escondía entre ropas poco llamativas, me corte el pelo, seguía siendo largo pero ya tenía forma y las terribles gafas quedaron en un segundo plano, me hice una cirugía correctiva con láser.

En la ceremonia nos obligaron a utilizar un adefesio llamado toga color verde limón, el verde es un color feo pero en una toga se ve horrible, con una banda cruzada negra en los hombros, casi me produce una apoplejía el hecho de tener que ponerme eso. De tan mal gusto, aunque yo fuera una persona reprimida y que poco le interesara la moda no quería decir que tolerara el mal gusto, desde que pude comprarme el apartamento en Sao  Pablo, este tenía colgada algunas réplicas de Salvador Dalí y algunos de Fernando Botero, encontrabas vinilos de Caruso8, novelas románticas y novelas de autores latinoamericanos.
Cuando me entregaron el diploma me sentí realizada claro era mención honorifica, aparte de mi título tenia encima todos los honores por haber participado de las investigaciones de los laboratorios de fisiología, y bioquímica.
Cuando termino la ceremonia estábamos invitados a un brindis, el típico que hacia la universidad aproveche para quitarme la horrorosa  toga. Salí hacia el salón con mi vestido de coctel azul rey hasta la rodilla, y parecía una caramelo en un salón lleno de niños todos los hombres en edad de merecer me empezaron a rodear, todo querían ligar conmigo pero no me interesaban les hacia el quite, los evadía pero algo me llamo la atención, no los escuchaba ya que tenía mi vista clavada en un hombre rubio que hablaba con uno de mis profesores, estos hombres revoleteaban a mi alrededor y solo escuchaba una estática cuando ellos abrían la boca para hablarme.
Mi sistema empezó a trabajar rápidamente, mis manos me sudaban, el corazón se me quería salir de mi cavidad torácica, temblaba literalmente, pero a todo esto quería estar al lado de ese hombre, camine lentamente midiendo mis pasos el estómago se me retorcía, eran más los nervios y mi sistema simpático el que me estaba haciendo malas jugadas que cualquier otra cosa, y por fin lo conocí.

Toda la adrenalina que libere en el corto trayecto ceso, y ya no sentía miedo ahora tenía miedo, ya estaba maquinando. ¿Que pensara de mí?, ¿le pareceré bonita?,  ¿me soportara a su lado?
Pero él era perfecto un perfecto dios nórdico Adam Stragard, un nuevo profesional que montaria un programa de medicina biológica, estaba hablando con mi profesor de fisiología, me presentaron y recomedaron para ese trabajo.
El laboratorio debería estar montado en unos seis meses, terribles seis meses ya que cada vez que veía a Adam literalmente le arrancaba la ropa con el pensamiento, esas manos las quería por todas partes de mi anatomía, si soy virgen  pero no una puritana y quiero todo ese paquete para mi.
Y ese hombre se convirtió en el amor de mi vida.
Durante los tres primeros mese trabajando yo no existía para el sino como si asistente, prácticamente me encargaba de todo lo que el necesitara, desde pasarla la agenda del dia a su iPhone hasta comprarle la comida, algunas veces me tocaba hacer de hermanastra celosa  y echar a patadas a atoas aquellas niñas que querían meterse en sus pantalones, todo los días llegaba a casa frustrada, emocional y sexualemnte, necesitaba ponerle punto a esto  rápido, pero nunca fui una mujer lanzada, mas bien era demasiado metódica, todo lo pensaba varias veces, todo lo reflexionaba observando sus pro y contras.
Causa y efecto.
Dormí sin comer pensando en ese hombre de ojos claros que pone mi mundo de cabeza.

Hoy es un día crucial, vedemos entregar los informes de la proyección a consejo académico, hay demasiado estrés, no hay tiempo para nada, toda la mañana la pase organizando los archivos y haciendo los últimos retoques para los informes tendríamos la presentación a las once de la mañana, afortunadamente soy organizada y todo salió bien.

Después del trajín que tuvimos con los jefes pluma blanca de la universidad es hora del almuerzo, Adam está feliz porque la presentación salió mejor de lo esperado y pronto podrá  hacer el empalme con el laboratorio de Hordaland, llamo a su madre y por lo poco que le pude entender cuando hablo con ella,  que estaba feliz y que le iba a presentar a alguien.
Eso me cayó como un baldado de agua helada, me carcomía los celos, quería matar a alguien  era imposible tenía que ser mío, y el miedo se instaló en mí, afortunadamente no se dio cuenta de mi reacción ya que los años de burlas me habían enseñado a manejar una máscara para los demás estaba rota por esa noticia pero él nunca se enteraría.
Pedimos comida, mejor el pidió la comida, ya que escogió que era lo que íbamos a comer, la verdad no me interesaba de a mucho, tenía la cabeza hecha un nudo, no entendía el porqué de mi reacción y porque era tan cobarde, la comida llego, la verdad no preste mucha atención a que fue lo que venía servido en los platos, estábamos sentados en la mesa de su escritorio conversando acerca de unas variables  que quería implementar en uno de los ensayos.
Lleve la comida a mi boca, estaba realmente hambrienta no había desayunado y si a eso le sumaba que tampoco comí la noche anterior, devoraba la comida y el me miraba divertido, no le preste importancia, solo quería saciar mi hambre, pero después de unos cuantos bocados, me empecé a ahogar, el aire no llegaba a mis pulmones, observe con detenimiento que era lo que me pasaba ya que era imposible que sufriera este tipo de shock anafiláctico, pose un momento la mirada en la comida, cuando vi que eran camarones abrí los ojos horrorizada, Adam también mal creo que si yo estaba si yo me encontraba a punto de desmayarme porque el oxígeno no llegaba al cerebro a él le iba a dar un ataque de pánico, las venas de la frente se le marcaban,  junto con las del cuello y no recuerdo más de esa escena porque las luces se apagaron.

Me dolía la cabeza, sentía los parpados demasiado pesados pero aun asi intente abrirlos, y me encontré con un techo blanco iluminado con una lámpara fluorescente, creo que si tengo dos dedos de frente sé que ando en un hospital, porque olía a lejía, a medicamentos.
-      Valkiria despierta- quien me llamaba a mi así.

Me moví lo menos posible para mirar quien me acompañaba, pero nunca imagine que fuera él y encima me llamaba valkiria.

Me arme de valor e hice la pregunta de rigor - ¿durante cuánto tiempo he estado inconsciente?

Estaba esperando un montón de respuestas pero no la que me dio, se levantó de la silla en la que estaba sentado junto a mí, y de manera precipitada, me beso, mi mente estaba haciendo el baile de victoria, me estaba besando a mí  solo a mí, pero yo no respondía, mis labios estaban entumecidos, cuando siento que se va a retirar no sé de dónde sale la inspiración y lo beso le doy el mejor beso de su vida, algo modesta.
Se retiró algo brusco y empezó a caminar por toda la habitación, me acomode mejor en la camilla, y mire que estaba conectada a una solución salina, y tenía una de esas batas de hospital que francamente no le quedan bien a nadie y no me cubría lo suficiente.

-      Perdón, perdón, perdón… - repetía una y otra vez caminado por la habitación me estaba mareando.

-      Hey… - pero no me dejo hablar  ya que poso su  mano sobre mis labios.

-      No debí haberlo hecho – me comunico bajando el tono de voz.

Ya estaba encabronada, sentí mis mejillas arder de la rabia, como se le ocurría decir eso, yo también correspondí al beso y no estaba arrepentida, no sé de donde saque las fuerzas y arañe sus muñecas para que me dejara hablar, pero no cedía.
-  Merestasmaciendomaño
-  ¿Qué dices?
Esto era el colmo luche de nuevo
-      Merestasmaciendomaño

Lentamente me quito sus dedos de mis labios, estaban resecos me los moje un poco para hablar.
-      ¿Qué?

-      Me estabas haciendo daño – levante mi mano para que no me  interrumpiera – y en cuanto al beso, me encanto, lo venía  deseando desde que te conocí, lo entiendes- asintió y me regalo una sonrisa.

-      ¿Por qué te desmayaste? Me asustaste mucho.

-      Mmm, eso, porque soy poco tolerante a los camarones.

-      ¡Alérgica!.

-      Sí.

Nuestra relación cambio un poco después de eso seguíamos trabajando de manera normal en el laboratorio pero, nos dábamos besos esporádicos durante el día, y espontáneos, a veces dulces y otras un poco más pasionales, pero teníamos cuidado porque el miedo de él era que nos descubrieran y nos procesaran por faltar al reglamento.

Hacía falta un mes para que todo quedara listo y él se fuera a noruega, y la tensión que teníamos era evidente, mis manos a veces picaban por tocarlo y otras veces quería sacarle la ropa de ese cuerpo, sabía que estaba bien físicamente porque cuando me abrazaba se le notaba en los brazos los músculos bien definidos, creo que al paso que íbamos nos terminaríamos arrancando la ropa.
Y paso un día el me volvió a llamar valkiria, le pedí que me explicara
-      Eres mi valkiria, porque hay fuego en tus emociones, hay furia y me encantas cuando me celas- ronroneo, se puede ser más sexy – me gustaría que hicieras parte de mi vida – me derretí, el termino de decirme esto dándome un beso en la mejilla.
Ahora si este hombre no sé qué sacaba de mí, no le respondí, eche a todo el mundo del laboratorio diciendo que teníamos que experimentar algo nuevo y que no quiera que nadie viera lo que ocurriría, nadie estaría cerca porque lo iba hacer.
Y efectivamente ese día deje de ser oficialmente virgen y me convertí en la novia de Adam.
Nos casamos en Brasil unos dos días antes de mudarnos a Oslo estaba mi familia la de él y algunos amigos.
Aun pienso que haberme mudado fue un error vivía con miedo, la cuidad es linda, Adam me ha llevado varias veces a teatro, le encanta parece un niño con un juguete nuevo, me mimaba demasiado  me llevo hasta un mirador y vi por primera vez una aurora boreal, eso fue fascínate.
Vivía un a pseudo luna de miel por dos años.
Después de un año viviendo en Hordaland, decidimos mudarnos al Oslo, era más fácil comunicarnos con los diferentes laboratorios, tenía una vida matrimonial de mil maravillas pero sentía que todos los días algo me respiraba en la nuca y no era nada agradable.
 Y nos encontremos de nuevo en Cuba, la presentación fue muy buena, después pasamos a una recepción, estaba hablando con algunos de los conferencistas, hasta que me llamaron.
-      Doctora Cla Díaz- el hecho de que no me cambie el nombre fue motivo de pelea con mi esposo pero el respeto mi decisión- desearía tomar un tours mañana por la isla -  acepte encantada, me disculpe y me retire a mi habitación, tenía una zozobra que me perseguida desde que me ofrecieron el tour pero  no sabía que era, encendí mi notebook deseaba hablar con casa, espere y espere hasta que me quede dormida pero nunca se conectó, lo había hecho los días anteriores, revise mi iPhone  no había llamas pérdidas desde casa, estaba algo mal.
Al día siguiente salí con Patricia una chispeante mujer que sería mi guía, vestía ella de blanco una gran falda y una camiseta, me llevo a unos cañaduzales estaba feliz porque el calor era diferente y me llamaba, ella vio que estaba algo preocupada y me dijo que me llevaba donde José un santero que me ayudaría a canalizar todos mis miedos.
La casa era pequeña, y bastante pintoresca, había unos cuadros de varios santos algunos no los reconocí, soy católica pero no tan católica, y varias estatuas una de ellas  era santa Bárbara, salió José de la mano de un pequeño de una de las habitaciones, el pequeño moreno de no más de tres años con sus grandes ojos negros me miro fascinado, como si yo fuera un sol, pero entro en trance y me dijo la profecía, estaba temblando cuando termine de escucharla.
José vio mi estado y me toco al hacerlo su expresión paso de una preocupada a total serenidad, pero me encontraba aterrada me regalo unos collares según el elekes con cuentas de varis colores me pidió que nos cuidáramos y que entendería todo al llegar a casa.
No entendí eso de que “nos cuidáramos”
Estaba en el aeropuerto en Cuba había llamado a todo el mundo pero no había noticias de casa, me preocupaba , solo me atendio mi suegra quien sería la encargada de recogerme en el aeropuerto, fueron las diez horas mas largos de mi vida, la pase vomitando a cada rato, nunca me había pasado eso.
Llegue a Oslo
La sensación al haberme bajado se multiplico a la n potencia, mi marido tuvo un accidente de tránsito estaba en coma y todos deseaban que despertara, en ese momento entendí lo que dijo el pequeño yoruba, el no debía despertar, y los mareos me tenían mal, pedí hacerme varios análisis en el hospital y resulte embarazada, todos mis miedos salieron a la luz, que no despertara el  que estuviera así por lo menos unos ocho meses y que despertara cuando naciera nuestro hijo.




-       




1Olodumare Dios Supremo en santeria.
 2 Chango El más popular de los Orishas, gobierna los relámpagos, los truenos, el fuego, los tambores y la danza; es un guerrero de inteligencia o ingenio agudo, temperamento  fuerte y la personificación de la virilidad, ama todos los placeres todos los placeres del mundo: el baile, los cantos, la comida y en especial a las mujeres.  Sus colores son el rojo y el blanco, se representa como Santa Bárbara
3 practicantes de  la santería y adoradores de los Orishas, están el toda Latinoamérica especialmente en México, Brasil, Cuba, procedentes de Nigeria.
4 Es el tercer miembro del grupo de los Orishas conocido como guerreros, es el cazador y explorador; asume el papel de traductor para Obatalá, con el cual tiene una relación muy estrecha.  Sus colores son  azul y amarillo. Representado por San Norberto
5 Es el dios del hierro, la guerra y las faenas.  Él es el dueño de toda la tecnología, y como esta tecnología forma parte de su naturaleza, es casi siempre utilizada primero en guerras.  Ogun es el que limpia los caminos con su machete.  Sus colores son verde y negro. Representado por San Pedro
6 Los Elekes son collares que en función al orisha que represente lleva los colores característicos de cada uno de ellos. Dependiendo de la casa de santo, los mismos tienden a variar en las diferentes tonalidades de colores y diseños, pero básicamente los collares mantienen su lineamiento. A continuación se indica los colores básicos y sus diseños de acuerdo al orisha representado, no obstante, los diseños de cada orisha varían en función al camino que lleve y a las diferentes marcas que posea, 3-6-7-21 etc.
7 La Homotoxicología es una escuela de homeopatía desarrollada a mediados del siglo XX por el médico alemán Hans Heinrich Reckeweg (1905-1985) que considera a la enfermedad como el resultado de un proceso de intoxicación progresiva del organismo y emplea medicamentos homeopáticos combinados (a diferencia de la homeopatía clásica o unicista) para favorecer la desintoxicación.
8 Enrico Caruso (Nápoles, 25 de febrero de 1873 - 2 de agosto de 1921) fue un tenor italiano, siendo el tenor más famoso del mundo en la historia de la ópera, y para muchos el mejor. Caruso fue también el cantante más popular en cualquier género durante los primeros veinte años del siglo XX y uno de los pioneros de la música grabada. Su gran éxito de ventas y una voz extraordinaria, aclamada por su potencia, belleza, riqueza de tono y técnica superlativa, lo convierten en el más grande cantante masculino de ópera de la historia.

4 comentarios:

  1. Mmm... no se que decir la verdad, suerte a la autora o autor.

    ResponderEliminar
  2. Creo k la idea era buena.. Pero la verdad esk la redacción deja mucho k desear =/

    ResponderEliminar
  3. Encuentro que la idea era excelente, por ese motivo continué leyendo. Me gusta la mitología, y siempre se puede aprender algo.
    La verdad que no comprendí mucho, ya que contenía variados términos de medicina, muy técnico, que ubico porque mi padre es doctor, pero no todos los conocen. Faltaron comas (,)
    Podría haber sido una gran historia, tienes que mejorar la redacción, se nota que tienes las ideas claras, pero no sabes como expresarlas.
    Piensa que es como contarle a un niño pequeño el proceso de algo. Así se debe escribir, explicando todo, de mi punto de vista al menos.
    Suerte con el concurso.

    ResponderEliminar
  4. holaa estuvoo bueno
    suertee en el concursoo...peroo me dejo intrigada esee finall je...!!!

    ResponderEliminar

Deja que fluya...